Remedios para desatascar el fregadero

Remedios para desatascar el fregadero

Remedios para desatascar el fregadero

Las personas más descuidadas suelen echar los platos al fregadero sin tener en cuenta que previamente debemos arrojar los restos de comida al cubo de basura. No obstante, ser precavidos en este sentido no evitará el riesgo de que nuestro desagüe pudiese atascarse. Lo ideal será que nuestro fregadero contase con un tapón con agujeros para que el agua se filtrase sin que la comida pasase. De igual modo, tendremos que evitar arrojar el aceite de las latas por el fregadero, impidiendo que se formase una película de grasa en el tubo y se generasen malos olores. Así mismo, el jabón que usamos para lavar suele generar una espuma que irá dejando sedimentos en las cañerías, por lo que sería necesario, al menos una vez cada 10 días, arrojar una olla de agua caliente con sal por las cañerías. Existen trucos caseros, como el uso del vinagre, que serán muy prácticos para desatrancar las tuberías. No obstante, la mejor solución será emplear siempre un eficiente desatascador.

Desde Químicas ORO se nos presenta un modelo de desatascador líquido a prueba de las situaciones más difíciles en nuestra cocina. Además de por su excelente relación calidad-precio, este producto resulta realmente sencillo de utilizar, aportando una gran eficacia a nuestra labor. ¡Se acabaron los atascos en los desagües generados por los restos de materia orgánica! Con el desatascador de ORO se conseguirá atacar, disolver y arrastrar la basura acumulada.

Para que el desatascador de tuberías logre funcionar será necesario tapar el rebosadero de agua con una bayeta doblada, ejerciendo una gran presión con la mano contra el rebosadero. Posteriormente, se procedería a llenar de agua la pila y a bombear tomando ventaja del poder de succión que se va a generar gracias al efecto de vacío.

Primitivamente, nuestras abuelas tenían que apañárselas para fabricar ellas mismas un desatascador casero, es decir, un producto con acidez a base de bicarbonato y vinagre. Con la ayuda de un alambre semirrígido introducido en la cañería podremos ayudar a que el mejunje bajase por las cañerías. El siguiente paso será esperar unos 15-20 minutos hasta que éste hiciese su efecto. ¡Recuerda que el hecho de verter una olla de agua caliente con sal ayudará a diluir toda la grasa que pudiese aparecer incrustada en nuestra tubería! Posteriormente, podremos emplear un desatascador de goma (el clásico chupón) para que ejerciese presión contra el orificio del desagüe. Si la mezcla no bajase por el desagüe, sería necesario repetir la operación tantas veces como fuese necesario hasta lograr el objetivo buscado.

¡Si quieres calidad, precisión y efectividad, olvídate de viejos trucos! Lo mejor será comprar el desatascador líquido de ORO, un producto elaborado con las mejores garantías para que tus cañerías presenten su estado original.

 

 

 

 

 

otros productos de la misma categoría: