La verdadera historia del jabón de Marsella

La verdadera historia del jabón de Marsella

La verdadera historia del jabón de Marsella

Es uno de los olores más inconfundibles en detergentes y otros productos similares. Desde hace décadas, el jabón de Marsella se ha convertido en todo un clásico a la hora de ir a comprar a nuestra tienda o supermercado habitual pero, ¿cuál es la verdadera historia del jabón de Marsella que tantas veces utilizamos en casa?


En Químicas Oro, uno de los detergentes estrella es todo un clásico de la marca: el detergente Marsella Oro Basic de 4 litros. Eficacia y suavidad al máximo exponente, con las cualidades típicas de los detergentes líquidos y capaces de proteger los tejidos y respetar los colores de una forma extrema. Y buena “culpa” de ello, lo tiene su componente Marsella. ¿Qué propiedades tiene el jabón de Marsella? ¿a qué se debe su éxito?


El savon de Marseille, que es como se denomina en su forma natural, es un jabón tradicional fabricado a base de aceites vegetales y original de la zona de Marsella, en el sur de Francia.  Ya, desde tiempo de los galos, el jabón era utilizado para lavar la ropa y para teñir los cabellos de rojo. Esta pasta se obtenía mediante la mezcla de cenizas de haya y de sebo de cabra, y ya por aquel entonces se le reconocían ciertas virtudes medicinales.


Fue registrado por primera vez el año 1370 y en los siglos XVI y XVII su producción aumenta aunque de forma insuficiente para abastecer a la población francesa y para poder competir con los jabones procedentes de Italia y España. Las continuas guerras provocan que se bloquee la entrada de jabones extranjeros. Y en pocos años, en 1660, la ciudad cuenta ya con 7 fábricas cuya producción anual se eleva a más de 20.000 toneladas.


En 1688 Luis XIV, mediante el edicto de Colbert, introdujo regulaciones para limitar el uso del nombre de Savon de Marseille a los jabones fabricados a toda el área de Marsella, a partir sólo de aquellos que se realizaban en aceite de oliva. Una ley  que sigue hoy vigente, aunque la normativa permite ahora que se utilicen otros aceites vegetales que han colaborado a la creación del actual jabón de Marsella que conocemos y utilizamos.

otros productos de la misma categoría: