Cómo ayudar al medio ambiente en tu vida diaria

Cómo ayudar al medio ambiente en tu vida diaria

Cómo ayudar al medio ambiente en tu vida diaria

La contaminación es uno de los mayores peligros que acechan al medio ambiente. Y está en nuestra obligación dejarles un mundo sano y mejor a las propias generaciones. Con cambiar pequeños hábitos en nuestro día a día, tanto en casa como en el trabajo, estaremos logrando grandes hitos. Te contamos cómo ayudar al medio ambiente en tu vida diaria.

 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año mueren en el planeta alrededor de 7 millones de personas solo por culpa de problemas derivados de la contaminación. Una cifra alarmante y que supone todo un toque de atención a todo el mundo, personas físicas y empresas, sobre cómo estamos tratando el mundo qué nos rodea. ¿Cómo podemos colaborar a dejar un mundo mejor a los hijos de los hijos de nuestros hijos? Las futuras generaciones se merecen un medio ambiente saludable y por ello es recomendable que apliquemos a nuestro día a día hábitos que nos ayudan a mejorar nuestro planeta.

Uno de éstos, es sin duda ahorrar energía. Es decir, usar cuánta menos mejor. Pasarnos a la iluminación LED que contamina mucho menos, no abusar en el número de aparatos encendidos en casa, tampoco de la climatización en casa y en el trabajo… estaremos favoreciendo a crear una atmósfera mucho más sostenible. El reciclaje es otra parte vital para construir un mundo mejor en este sentido. ¿Aún no reciclas desde casa? ¿no separas en el trabajo el plástico del papel o recoges las pilas usadas para llevarlas a un punto verde? ¡colabora!

 

Cuando hagas la lista de la compra, incluye en ella detergentes y ambientadores que estén creados con fórmulas inteligentes para reducir el impacto en la atmósfera, como los que te presenta ORO en tu establecimiento habitual. Tienes a tu disposición un gran catálogo que puedes ojear en este LINK. También puedes ayudar al medio ambiente en tu vida diaria si cuidas tu ciudad, el jardín de tu barrio, tus aceras y los ríos, montañas y playas que visitas de vez en cuando. ¿Cómo?

 

Es muy fácil. Intenta mantener las aceras limpia, no tienes desperdicios al suelo y usa las papeleras y contenedores. Parece algo básico, pero no todo el mundo lo cumple. No creas que un jardín urbano es un vertedero, ¡ni de colillas! Respeta esos pequeños pulmones verdes de tu barrio o tu pueblo. Y, cómo no, se respetuoso con la naturaleza. No prendas fuego en montañas, no tires desechos al mar y respeta la biodiversidad marina y mantén limpios los ríos. Aunque no lo creas, la suciedad y la basura aunque te deshagas de ella en estos lugares, algunos remotos, no desaparecen así como así y colaboran a que la contaminación del planeta aumente.

 

Sé consciente. Respeta tu entorno y mejora el mundo.

otros productos de la misma categoría: