Consejos para limpiar la mantelería de Navidad

Consejos para limpiar la mantelería de Navidad

Consejos para limpiar la mantelería de Navidad

Nuestra mantelería es testigo y gran sufridora de las reuniones y comidas familiares, pues no hay Navidad en la que sus tejidos de algodón, nylon, seda, lino o plástico queden impregnados en olores y manchas grasientas. Para mantenerlos impecables la opción más idónea es siempre recurrir a un mantel anti manchas, aunque si aún no lo tienes, lo mejor será contar con un detergente de calidad. ¿Qué consejos debemos seguir a la hora de limpiar la mantelería?


Para una limpieza habitual en la que nuestro mantel no presente manchas importantes, bastará con pasar un paño humedecido con agua y jabón para eliminar posibles restos de comida. Después pasaremos un trapo limpio y seco. En el caso de que se tratase de una mantelería de tela bastaría con meterla en la lavadora.

 

¿Qué pasaría si se tratase de una mantelería antigua que ha adoptado un tono amarillento? La mejor solución será introducirla en leche y dejarla durante dos horas al aire libre, en un lugar donde le diese el sol. Posteriormente procederíamos a lavarla en la lavadora.  Nunca será un buen remedio emplear lejía o productos con cloro, ya que podría deteriorarse. Para limpiar nuestra mantelería podríamos recurrir a llenar un barreño con agua y bórax (media taza por litro) y dejarlo en remojo unas cinco horas. Tras aclarar, será necesario colgar el mantel al aire libre sin escurrir. Si aún quedasen manchas, prueba a rociarlas con una mezcla de vinagre de vino blanco, levadura sal, zumo de limón y agua a partes iguales. Para las pequeñas manchas amarillentas de nuestra mantelería podríamos emplear agua con bicarbonato y dejarlo en remojo antes de introducirlo en la lavadora. ¡Evita guardar los manteles de tela sin lavar! Incluso si se trata de tejidos muy delicados, será recomendable guardarlos con papel de seda.

 

¿Y qué hacemos con las machas más difíciles de limpiar de nuestra mantelería? Aunque la mejor solución siempre será emplear un detergente adecuado y eficiente, presta atención a los consejos prácticos que te mostramos para cada caso particular:

 

  • Manchas de vino tinto: Es una de las más difíciles de eliminar. Prueba aplicar sal gorda sobre la zona afectada cubriéndola por completo para después verter agua hirviendo. Posteriormente procederemos a frotar con un trapo mojado en limón. Para finalizar, habrá que meter el mantel en la lavadora usando un detergente adecuado.

  • Manchas de champán y vino blanco: Para eliminarlas bastará con emplear un poco de agua.

  • Manchas de salsa: Colocar en un recipiente bicarbonato con agua fría e introducir la parte manchada para intentar que se ablande. Después habrá que meterla en la lavadora con un buen detergente.

  • Manchas de aceite: Frota la mancha con un paño empapado en alcohol de quemar y mételo en la lavadora con un buen detergente. Si la mancha persiste, habrá que remojarla en lejía diluida (para manteles de algodón blanco) o frotarla en alcohol de 90º o vino blanco (para el resto de tejidos).

  • Manchas de verduras: En el caso de manchas de tomate o espinacas podremos emplear agua enjabonada.

  • Manchas de fruta: Para limpiar tu mantelería de restos de fruta bastará con frotar el mantel con glicerina. En el caso de las frutas rojas será recomendable empapar la mancha en zumo de limón y después aclarar.
  • Manchas de café o té: Lo ideal será poner una mezcla de vinagre blanco y alcohol, remover y aplicarlos sobre la mancha. Posteriormente frotaremos con un trapo y a continuación lo lavaremos con agua caliente y detergente.

  • Manchas de chocolate: Para limpiar la mantelería de esta mancha tendremos que mezclar huevo y glicerina. Tras pasar una hora, lavaremos el mantel con agua caliente y un buen detergente. Si la mancha persiste tendremos que emplear una mezcla de amoniaco y alcohol.

  • Manchas de vela: Para limpiar tu mantelería usa papel absorbente y pasa la plancha caliente por la mancha.

  • Manchas de cosméticos: Las servilletas suelen presentar manchas de carmín. El mejor truco para limpiar la mantelería de estas manchas será aplicar agua tibia con un detergente adecuado durante media hora. Si la mancha no se quita podremos probar a aplicar leche.

Limpiar la mantelería tras las comidas de Navidad puede resultar una tarea muy sencilla si seguimos los consejos presentados y si empleamos un detergente de calidad.

 

otros productos de la misma categoría: