Cómo lograr el espacio de estudio perfecto para tu hijo

Cómo lograr el espacio de estudio perfecto para tu hijo

Cómo lograr el espacio de estudio perfecto para tu hijo

En ocasiones consideramos que dejar a nuestro hijo en un espacio privado para estudiar es suficiente pero esto no es así. El estudio perfecto donde un estudiante se puede concentrar para preparar los exámenes debe cumplir unos requisitos fundamentales.


El primero de ellos, aunque parezca obvio, es la limpieza. Tu hijo, quizás no lo perciba, a primera vista pero, un estudio perfecto debe comenzar por una limpieza correcta y un buen olor.  Limpiar con los productos adecuados que desinfecten y dejen un buen perfume es primordial ya que respirar olor a limpio favorece la concentración  y la armonía con el entorno.

 

El orden es otro de los factores necesarios para un estudio perfecto. Tu hijo debe encontrar su zona de estudio ordenada y también aprender poco a poco a mantener ese orden. Tener el espacio necesario para abrir un libro, escribir, y que esté cada cosa en su sitio es muy importante.

Destinar el espacio únicamente al estudio es también muy importante. Así, se relaciona la salida del cuarto con los descansos o con el fin del estudio. Aunque bien es cierto que esto es difícil de conseguir muchas veces debido al reducido espacio de las viviendas.

 

Pero lo que sí se puede buscar para tener un estudio perfecto es la ventilación del mismo. Haz que tu hijo abra la ventana de la estancia cinco minutos al día para que se cambie el aire y se vayan los olores concentrados del día.

 

El ruido es otro factor importante. Existen diferentes tipos de ruidos, los continuos como el tráfico entre otros, que llegan a ser imperceptibles y los que distraen, como una televisión encendida de fondo o una conversación ajena. Lo mejor es el silencio pero si tu hijo no se consigue concentrar, puedes probar con música clásica o relajante.

 

Otro tipo de distracciones como internet, ya sea en un ordenador, un móvil o una Tablet, se deben evitar. También otros como los videojuegos o la televisión. El estudio no es la cárcel de tu hijo pero es bueno que relacione ese espacio con la concentración y la rutina y que si se centra en estudiar en ese espacio podrá disfrutar más tarde del recreo.

 

El estudio perfecto se relaciona siempre con las rutinas o, dicho de otra manera, con las buenas costumbres. Se trata de ir planteándose unas metas como estudiar una hora al día, realizar los ejercicios en un tiempo determinado, etc.

 

Poco a poco tu hijo se encontrará a gusto con su entorno y lo encontrará como el estudio perfecto porque además lo será y podrá conseguir sus objetivos de forma más sencilla.

otros productos de la misma categoría: