El peligro de acumular grasa en la cocina para tu salud

El peligro de acumular grasa en la cocina para tu salud

El peligro de acumular grasa en la cocina para tu salud

Los problemas de salud no solo se contraen al salir a la calle, sino que a veces el foco infeccioso lo tenemos más cerca de lo que parece. Nuestra propia cocina se puede convertir en un nido de hongos y bacterias si no somos capaces de cuidarla día a día, empleando para ello los mejores productos del mercado. Al igual que un paracetamol se convierte en el mejor aliado frente a los síntomas del resfriado, el quitagrasas será nuestro mejor arma para combatir la grasa y la suciedad acumulada en la encimera, los azulejos, la vitrocerámica, la campana y los utensilios de nuestra cocina. La cocina debe presumir siempre de ser una estancia limpia y ordenada, ya que en ella se manipulan los alimentos. La presencia de restos de comida y suciedad acumulada podría volver contaminante a los nuevos alimentos, provocando que éstos perdiesen su calidad nutricional. Fundamentalmente, cuando llega el período estival, debemos ser conscientes que el estado de nuestra cocina debe ser pulcro, pues la suciedad y las elevadas temperaturas se unirán para incubar intoxicaciones como la salmonelosis.

 

Muchas veces se ha hablado sobre la necesidad de trabajar en la cocina con guantes, delantal e incluso gorro y mascarilla, evitando que los microorganismos nocivos (bacterias, virus, parásitos) del ambiente, de nuestras manos o de la saliva pudiesen impactar sobre los alimentos. ¿Pero, qué pasa con la grasa acumulada? Por culpa de la pereza de ponerse a limpiar y tener que desenfundarnos los guantes, el estropajo y el quitagrasas, muchas personas utilizan la expresión “ya lo hago mañana”. Pero cuando de nuestra salud se trata, el mañana puede ser tarde para eliminar toxinas que ya se han apoderado de nuestra cocina.

 

La grasa suele concentrarse, una vez hemos cocinado, especialmente en la vitrocerámica u hornillo, así como en la campana o extractor y en los azulejos. Ni que decir tiene, que diferentes elementos como la freidora, las sartenes, los platos y el resto de utensilios de cocina también serán un nido de grasa acumulada si ésta no se elimina a tiempo. Ya no solo hablamos de un problema de olores y de imagen, que también, sino de un problema de salud. Esa grasa acumulada, que a veces hasta gotea, representa un nido de infección si entramos en contacto con ella, ya fuese de forma directa (por el tacto) o indirecta (al entrar en relación con nuevos alimentos que cocinamos o depositamos en las zonas manchadas). Así mismo, el uso a tiempo del quitagrasas prevendrá de la proliferación de insectos (cucarachas, gusanos y hormigas) que podrían llegar a adueñarse de nuestra cocina. Ustedes se llevarán las manos a la cabeza, pero muchas veces actuamos tarde en lugar de haber sabido emplear un buen quitagrasas a tiempo.

 

Además de la despensa y el frigorífico, que deberán limpiarse periódicamente, o la basura que tendrá que sacarse a diario, será importantísimo limpiar con agua y jabón los utensilios de cocina una vez se han usado. Las tablas de madera dura o de plástico rígido serán ideales para cocinar y después será realmente sencillo limpiarlas. Bastará con un chorro de quitagrasas para que retomasen su estado original.

 

La acumulación de grasa en los azulejos representa un problema de infección, pero también un peligro para el mobiliario de nuestra cocina, que acabará deteriorándose. Pruebe a echar un poco de quitagrasas y frotar con un cepillo para que presente nuevamente un estado impecable.

 

¿Qué sucede con la campana extractora? Con un quitagrasas eficiente lograremos eliminar las manchas de grasa más difíciles de la superficie, evitando problemas mayores. Se recomienda limpiar a fondo la campana al menos una vez al año y sus filtros por lo menos una vez al mes. La grasa acumulada en los filtros afectará a los niveles de extracción y de ruido, pero también a nuestra salud, pues esa grasa podría prender fácilmente y ocasionar un incendio en nuestra cocina. Poner una olla con agua hirviendo y un chorreón de limón o vinagre será un truco sencillo y natural para eliminar la suciedad, rematando la faena con un chorro de quitagrasas.

 

Mantener limpia nuestra cocina es más sencillo de lo que parece. ¿De verdad es necesario poner en peligro la salud de nuestra familia, especialmente cuando se tienen niños pequeños? ¡Apuesta por un quitagrasas ORO. Apuesta por tu salud!

 

 

 

otros productos de la misma categoría: