El origen que (quizás) desconocías del detergente Marsella

El origen que (quizás) desconocías del detergente Marsella

El origen que (quizás) desconocías del detergente Marsella

El elemento principal del detergente Marsella es el jabón de Marsella. Este jabón se ha elaborado desde siempre de forma tradicional empleando aceites vegetales. En la época de los galos se solía utilizar para lavar la ropa y otro de sus usos era para teñir el pelo de rojo. Para la obtención del jabón se mezclaban sebo de cabra y cenizas de haya. Al jabón de Marsella siempre se la han aportado numerosas propiedades y en la actualidad se utiliza para reparar el cabello seco y dañado y también para las personas que sufren de acné y tienen la piel grasa. Muchos dermatólogos lo recomiendan ya que evita que se irrite la piel y sirve para calmar los efectos de las alergias.

 

Fue en el año 1370 cuando se registró por primera vez y a partir de los siglos XVI y XVII se produjo un gran aumento en su producción. Aunque tenía un gran éxito su producción no alcanzaba para proveer a toda Francia y además estaba la feroz competencia de los jabones que venían de España e Italia. El gran número de guerras que vinieron a continuación provocaron que se prohibiera la entrada de jabones provenientes de otros países. Poco a poco fue aumentando la fabricación y en 1660 Marsella ya existían 7 fábricas dedicadas a producir su famoso jabón. Cada año se producían más de 20.000 toneladas.

 

Fue en el siglo XVI cuando el jabón de Marsella se popularizó en todo el mundo, en esa época había una gran importancia por la higiene y la salud. Luis XIV se encargó de que la denominación “jabón de Marsella” solo se empleara en jabones hechos con aceite de oliva.

 

Con el paso de los años se produjo un aumento del precio del aceite de oliva y se comenzaron a usar otras variedades de aceite como sésamo y lino. A partir de 1810 se crea la obligación de que los fabricantes coloquen una marca especificando el tipo de aceite. En el siglo XIX sigue aumentando la producción gracias a los avances en la industria y en el siglo XX resurge su fama al promover sus cualidades para la salud. En definitiva el detergente Marsella es una apuesta segura al utilizar este jabón para su composición y ofrece un perfume de gran duración además de combatir las manchas perfectamente.

otros productos de la misma categoría: