¿Cómo escoger un buen ambientador?

¿Cómo escoger un buen ambientador?

¿Cómo escoger un buen ambientador?

Escoger ambientador depende de muchos factores. En primer lugar, por qué no decirlo, de nuestro gusto y nuestras preferencias. Aunque su principal objetivo sea el de enmascarar los olores, lo cierto es que la mayoría de ambientadores tienen el suyo propio y característico. Por eso, para conocerlos todos mucho mejor, hemos elaborado esta pequeña guía. Con ella podrás saber qué ambientador necesitas para cada lugar de tu casa y para cada circunstancia.

 

Así, lo primero que tienes que tener en cuenta a la hora de elegir un ambientador, es en dónde lo vas a usar. No es lo mismo un ambientador específicamente pensado para una habitación que para un baño. Tampoco será lo mismo si queremos un ambientador general que se pueda usar en toda la casa o uno que busque generar un buen ambiente en unos momentos concretos.

Escoger el ambientador que necesitas.

Para cocina: En las cocinas el ambientador que podemos utilizar tiene que ser bastante potente. Tenemos que tener en cuenta que una cocina es un espacio de la casa en el que se generan cantidad de olores. Desde carne, asados hasta otros más desagradables e intensos como pueden ser los del pescado. En este lugar, podríamos decantarnos por un ambientador cítrico como éste. De esta forma, si lo echamos una vez limpia, podemos minimizar cualquier olor. Además, no pasa nada porque en una cocina huela un poco a cítrico.

 

Para el baño: El baño no es un lugar en el que haya demasiados olores, pero sí que puede haber en él olores bastante desagradables. Al igual que sucede con la cocina, aquí la prioridad sería usar un ambientador potente que enmascare y neutralice el olor de forma eficaz. Lo mejor, sin duda, es decantarnos por un producto que sea específico para baño como podría ser un ambientador automático para baño.

 

El salón: El salón o sala de estar es otro lugar de la casa donde podemos necesitar de un ambientador. Tenemos que usar fragancias que sean suaves, que no sean invasivas y que nos permitan disfrutar de un buen olor. Por eso, en un lugar como el salón las elecciones más adecuadas pueden ser aromas como lavanda o rosas.

 

La habitación: En la habitación, el principal uso que hacemos de ella es dormir. Por eso, en lugar de apostar por fragancias agradables como en el salón o por ambientadores intensos como en cocina y baños, lo que tenemos que hacer en ella es buscar un ambientador que genere una fragancia que nos permita dormir plácidamente. En este caso las fragancias de tipo silvestre pueden ser una buena alternativa ya que nos permitirán descansar y no nos resultarán invasivas en absoluto.

 

Y tú, ¿ya has decidido qué ambientador necesitas?

 

otros productos de la misma categoría: