Cómo utilizar los insecticidas en el hogar

Cómo utilizar los insecticidas en el hogar

Cómo utilizar los insecticidas en el hogar

Queremos dejar claro que los insecticidas para la vivienda son productos seguros que han pasado por diferentes controles para garantizar que no son peligrosos para nuestra salud. No obstante, para que esto sea así hay que saber utilizar los insecticidas en el hogar en forma de aerosol de la manera adecuada para que nuestro bienestar no se vea afectado y para que su aplicación surta efecto.

 

Para utilizar los insecticidas en el hogar que sean en forma de aerosol, es conveniente despejar la estancia en la que se vayan a aplicar. Para ello, hay que retirar cualquier elemento y verificar que no hay nadie (incluidos animales). Prestemos también atención a los alimentos que puede haber. Estos deben guardarse y, en el caso de que hayan estado en contacto con el producto, desecharse.

 

Otro aspecto importante es utilizar los insecticidas en el hogar en forma de aerosol que estén destinados a eliminar el insecto que queremos erradicar. En muchas ocasiones, no nos fijamos en que hay productos que no han sido diseñados para eliminar arañas. Como podemos imaginar, su uso no tendrá el efecto que buscamos.

 

En el caso de que tengamos algún tipo de alergia a los productos químicos, no nos olvidemos de tomar precauciones como usar guantes o una mascarilla que nos protejan de la inhalación del producto. Esta es una forma segura de utilizar los insecticidas en el hogar si tenemos algún problema de este tipo.

 

Un último consejo para utilizar los insecticidas en el hogar, es cerrar la estancia tras la aplicación del producto para que este haga efecto. Sin embargo, pasados unos minutos es imprescindible ventilarla. Abriremos las ventanas y puertas, si es necesario, para que el producto se vaya diluyendo poco a poco.

 

No es adecuado tras utilizar los insecticidas en el hogar mantenerse en la estancia en la que ha sido aplicado o, incluso, dormir. Aunque el propio olor ya no invita a estar en el lugar en el que haya sido usado, es conveniente que sepamos que inhalar este producto no es bueno, ya que podemos intoxicarnos. Por eso, se recomienda despejar la estancia en la que se utilice y no permanecer en ella hasta después de que haya sido ventilada.

 

Leer la etiqueta de los insecticidas

Un buen hábito que podemos empezar a poner en práctica al utilizar los insecticidas en el hogar es leer la etiqueta. Esto nos ayudará a saber si estamos adquiriendo los productos que necesitamos (destinado a eliminar arañas, mosquitos o moscas, entre otros) y qué precauciones debemos tener en el momento de usarlos.

 

Existen algunos que recomendarán que se almacenen en un lugar fresco y seco a una temperatura que no sea ni demasiado alta ni muy baja. Esto no solo nos permitirá que utilizar los insecticidas en el hogar sea efectivo, sino que prevendrá que el envase no se deteriore y que podamos seguir usando el producto.

 

En el caso de que los insecticidas con aerosol no nos convenzan, siempre podemos recurrir a otras opciones. Existen espirales, aparatos eléctricos o pastillas que nos ayudan a prevenir y mantener alejados a los mosquitos. No obstante, para combatir las arañas o cucarachas quizás estemos obligados a utilizar los insecticidas en el hogar en forma de aerosol, ya que son los más eficaces.

otros productos de la misma categoría: